Todo comienza con una semilla o residuos. Existe una serie de posibles materias primas, como los aceites vegetales usados, grasas y aceites animales o lodos residuales, residuos como hojas y tallos, o incluso alcoholes provenientes de la fermentación de azúcares,  que pudieran ser susceptibles de ser aprovechados para la producción de bioturbosina.

Biomasa

Nuestro país genera 36 toneladas de basura orgánica por minuto, además el campo mexicano tiene potencial para producir cultivos bioenergéticos. Esto convierte a México en un país altamente competitivo en el mercado de producción de biomasa y biocombustibles.

BIOMASA es una línea de investigación clave para el clúster bioturbosina, pues a través de actividades de investigación aplicada, aportación en innovación y desarrollo tecnológico se aprovecharán los cultivos adecuados para el panorama nacional, así como los residuos que se generen y /o identifiquen.

 

En México, por las condiciones climáticas, contamos con una atractiva oferta de cultivos oleaginosos. Uno de ellos es la jatropha, también conocido como piñón o tempate, para el cual ya existen zonas identificadas para su cultivo a lo largo del país; los estados de Sinaloa y Sonora destacan en cuanto a la superficie en la que dicha planta puede crecer.

Otro cultivo oleaginoso existente en México, es la halófila Salicornia bigelovii, de gran importancia debido al contenido de aceite y proteínas en su semilla, lo que la hace idónea para la producción de biocombustibles y el aprovechamiento de residuos.

Cabe resaltar que, la producción de biomasa para bioturbosina en el país planea el aprovechamiento de subproductos, para la producción de, por ejemplo, alimentos o suplementos alimenticios para animales. Esto con el fin de establecer un sector de biocombustibles rentable y competitivo.

© 2017 Clúster Bioturbosina. | All rights reserved.

Escríbenos / Please write to: info@clusterbioturbosina.org