En octubre de 2009 la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), mantuvo una Reunión de Alto Nivel sobre Aviación y Cambio Climático, donde se discutieron las áreas de progreso que se podían llevar a cabo para la reducción de Gases de Efecto Invernadero (GEI) procedentes de la aviación internacional.

En dicha reunión se aprobó un Programa de Acción que constituyó el primer acuerdo armonizado a escala mundial de un sector para hacer frente a sus emisiones de CO2. Entre las metas recomendadas se incluían un 1.5% anual de mejora del rendimiento respecto al CO2  para un periodo que cubre hasta 2020, un crecimiento neutro en carbono a partir de 2020 y una meta a largo plazo del 50% de reducción en 2050 respecto de los niveles de 2005.

Fuente: ICAO

Contexto 

México fue la primera economía emergente en anunciar su compromiso de reducción de emisiones de gases y compuestos de efecto invernadero para el 2020. Apoya voluntariamente la iniciativa de OACI para la reducción de GEI, lo que significa un trabajo en equipo entre la industria y los gobiernos.

La canasta de medidas que conforman la estrategia de la OACI para alcanzar las metas mencionadas son:

  • Renovación de flota. 

  • Mejoras operacionales.

  • Combustibles alternativos.

  • Medidas basadas en el mercado.

De las anteriores, la medida con mayor impacto en el mediano plazo es el desarrollo y uso de combustibles alternativos para la aviación.

En México, desde 2009 se han realizado acciones para impulsar desarrollo de los combustibles alternativos de aviación, con la participación del gobierno federal y la iniciativa privada, así como centros de investigación y otras instituciones.

El primer vuelo de demostración impulsado con bioturbosina en México a nivel comercial lo realizó la aerolínea Interjet en 2011, en la ruta México-Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

En agosto del 2011, Aeroméxico realizó el primer vuelo transoceánico comercial impulsado por bioturbosina en el mundo, partiendo de la ciudad de México con destino a Madrid, España. Aeroméxico además contó con un programa de “vuelos verdes” que, volaban desde la Ciudad de México hasta San José, Costa Rica. De igual forma, también se ocupó de efectuar uno de los tramos del vuelo Río+20 (de México a Río de Janeiro, Brasil), que transportó al Secretario General de la OACI.

En el mundo se han realizado más de 5 mil vuelos impulsados con biocombustible.

© 2017 Clúster Bioturbosina. | All rights reserved.

Escríbenos / Please write to: info@clusterbioturbosina.org